La Ley de Protección Intelectual y la economía de la atención

En ciertos sectores de este país cada vez que se les nombra internet ellos responden: “¡piratería!”. La industria del cine y la música están en guerra con internet y no son capaces de ver la gran oportunidad que les puede suponer,  sólo son capaces de ver los riesgos y las amenazas. Lo peor de todo es que han ido convenciendo a los distintos gobiernos de turno para que se genere un marco regulatorio que favorezca su negocio tradicional frente a las oportunidades que les ofrece internet. Un ejemplo claro de esta regulación es ver como Netflix no está disponible en nuestro país.

Pues bien, ahora les ha tocado a los editores de noticias tradicionales, liderados por la Asociación de Editores de Diarios españoles (AEDE), hacer un poquito de lobby con nuestro querido ministro de cultura, que se ha puesto el traje de Quijote y se ha buscado nuevos molinos contra los que luchar. Y como parece que la culpa de todo lo que le pasa a la prensa de papel la tiene internet, y más concretamente los “agregadores” de noticias (con Google News a la cabeza), han sacado una nueva tasa, la tasa Google, para que se tenga que pagar por adjuntar los enlaces.

El objetivo es acabar con el “gratis total” de internet y cuando la ley se apruebe definitivamente, si uno de estos “agregadores” quiere usar fragmentos no significativos de contenidos informativos, de artículos de opinión o de entretenimiento  tendrán que pagar a los editores o a los titulares de los derechos sobre estos fragmentos. O lo que es lo mismo: si quieres copiar el link tienes que pagar. Lo peor de todo es que se trata de un derecho irrenunciable, es decir, si un diario o blogger decide que no quiere cobrar la tasa y así tener más difusión en estos agregadores, da igual, porque CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos), “la SGAE” de editores y escritores, se encarga de cobrarla por ellos y, eso sí, repartirla entre sus socios.

El gran problema de estos editores de diarios es que no entienden internet y qué pasa en la Red. Quieren recuperar la pérdida de lectores y de ingresos publicitarios en sus periódicos de papel mediante la citada tasa, identificado a estos “agregadores” como los “piratas” que les han robado.

Pero el “gratis total” no existe en este caso. Ahora mismo y sin darte cuenta estás pagando por estar aquí leyendo mi artículo. No se trata de un pago al uso, donde el usuario desembolsa una cantidad X de dinero. Sencillamente estás pagando con tu atención, y eso, querido lector, vale muchísimo. Otra cosa muy distinta es cómo monetizar esa atención. En una red tan saturada de información, conseguir la atención de los usuarios es fundamental, especialmente para cualquier medio de comunicación. La atención de los usuarios se ha convertido en una “commodity” más.

Estos medios tradicionales parecen desconocer el nuevo escenario que se ha creado, no son capaces de ver que las reglas del juego han cambiado y que su negocio no es el mismo que el de hace 25 años. Se empeñan en seguir con el mismo modelo de negocio y probablemente están en un error.

El gran problema de esta nueva ley es que genera un marco regulatorio que pone palos en las ruedas de los medios y empresas que sí se han adaptado al nuevo escenario, evitando que se puedan generar nuevos servicios y productos, frenando la innovación y el talento en el sector, con el único fin de preservar modelos extintos y sin futuro. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s