¿Y AHORA QUÉ HACEMOS CON LAS TABLETAS?

En su conferencia del martes pasado Apple ha anunciado el muy esperado Apple Watch para entrar de lleno en el sector de los wearables, que como ya dijimos hace tiempo, han venido para quedarse entre nosotros, y por supuesto han anunciado su nuevo Smartphone: el IPhone 6 con una versión Plus, una phablet de 5,5 pulgadas, lo que es una grandísima noticia para el sector que tanto estaba esperando este lanzamiento. Para el que no esté muy familiarizado con el término “phablet”, es como se conoce a los Smartphones de pantalla grande de entre 5 y 7 pulgadas, un híbrido entre una tableta y un teléfono.

Últimamente Apple llega un poco tarde o simplemente le cuesta innovar; han sacado su smartwatch cuando ya hay segundas versiones de otras marcas y su phablet es muy similar técnicamente al Nexus 4 que lanzó Google en 2012, que además costaba la mitad que el nuevo IPhone.

Pero volviendo al tema que me ocupa hoy, el sector de las phablets parecía una moda un poco rara, más cosa de los coreanos, chinos y japoneses, pero si Apple ha decidido finalmente, con un año de retraso, entrar en este sector será por algo.

Cuando en el 2010 Steve Jobs sorprendiera al mundo con el primer Ipad parecía que el mundo iba a cambiar otra vez con uno de los inventos del genio, muchos se aventuraron a condenar a muerte a los portátiles y PC del mundo, ¿quién los necesitaba teniendo un Ipad? Cierto es que las tabletas sí que acabaron con un tipo de portátiles, los llamados Notebook, esos mini portátiles de 10-11 pulgadas que no servían de mucho todo sea dicho. Y efectivamente las tabletas en 2013 superaron las ventas de ordenadores portátiles y sobremesa juntos, unas cifras impresionantes.

Pero según algunos datos adelantados de este año, parece que las ventas están sufriendo un ligero descenso, se están desacelerando. Para este 2014 se espera un incremento de ventas, pero muy inferior a lo estimado al inicio del año. Estos datos pueden significar que el mercado ya está saturado o quizás sea otra cosa.

Desde que se lanzaron las primeras tabletas nos hemos acostumbrado a llevar muchos dispositivos encima, nuestro Smartphone, la tableta e incluso un portátil. Además de todos estos dispositivos, había que llevar sus correspondientes cables, pero como eso era muy incómodo el gran damnificado de todo esto fue el portátil: al final empezamos a dejarlo en casa (renunciando a muchas comodidades y utilidades aún no conseguidas en dispositivos móviles) y salir a la calle sólo con el Smartphone y la tableta. Entonces un buen día empezaron a aparecer unos Smartphone muy grandes, que casi parecían una de esas minitabletas, y resulta que ahora es cómodo leer en ellos el correo, el periódico,… la experiencia del uso de esos Smartphone es similar a la de una tableta ¿podrá convertirse en un producto sustitutivo?

A too esto, desde hace poco Microsoft se ha unido a esta fiesta con su lanzamiento del Windows 8 orientado al sector tabletas e híbridos, esos portátiles con pantalla táctil (¿Qué haría yo sin mi hibrido? Ya se me hace raro usar un ordenador sin pantalla táctil) y el Windows Phone para sus teléfonos, que está entrando con mucha fuerza en algunos mercados como el sudamericano.

A las queridas tabletas les han salido muchos competidores que les ponen las cosas muy difíciles. ¿Estarán condenadas a ser un producto de herencia para que nuestros hijos jueguen? Y ¿qué pasará cuando crezcan y ya no quieran esos “armatostes” sino algo más cómodo y sencillo de transportar? Yo la mía la tengo abandonada por casa y creo que no soy el único.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s