Tecnología bajo la piel

El mundo de la tecnología avanza a una velocidad cada vez mayor y como muestra de ello tenemos un buen ejemplo en la tecnología “wearable” de la que se está empezando a hablar, que poco a poco se va abriendo hueco en nuestras vidas y que ya casi se está quedando obsoleta cuando aún no hemos descubierto todo el potencial que puede ofrecernos, y que nos ofrecerá. Antes de ser una “tecnóloga madura” (aunque sería objeto de discusión cuándo una tecnología llega a su madurez) ya está evolucionando.

Desde hace algún tiempo, aunque de manera muy tímida, están apareciendo noticias sobre tecnología “injertable” o implantes tecnológicos. En estos momentos el principal uso y vía de desarrollo está en la medicina, donde gracias a estos implantes se están consiguiendo grandes avances en el tratamiento de ciertas enfermedades como la diabetes o en trastornos mentales que requieren medicación. Con esta nueva vuelta de tuerca de la tecnología wearable podemos introducir un implante en bajo nuestra piel, en nuestros músculos o incluso en nuestro cerebro, que nos permite estar monitorizados constantemente y que es capaz de suministrar de forma más eficiente insulina a un diabético justo en el momento que la necesita y con la dosificación exacta, mejorando la calidad de vida de los pacientes.

A día de hoy, podíamos tener un monitoreo a tiempo de real de algunos parámetros: tiempo de actividad diaria, nuestro pulso, el sueño, la distancia recorrida en un día, el número de pasos… pero ahora se nos abre un nuevo campo que casi permitirá tener un monitoreo de parámetros tan importantes como la presión arterial, el colesterol… que nos harán ganar en calidad de vida y prevenir muchas enfermedades.

Pero la tecnología wearable no solo se está centrando en el campo médico, ya hay compañías trabajando en implantes NFC (Near Field Communication o comunicación de campo cercano) para el control de dispositivos, desde abrir la puerta de tu casa, o fichar en la oficina, a pagar en un comercio. Esta tecnología ofrece un grandísimo abanico de posibilidades.

Evidentemente todo ello tiene unas implicaciones sobre nuestra privacidad que van más allá de conocer dónde estamos en cada momento o qué páginas visitamos y compras hacemos, pero no volveremos a olvidarnos las llaves de casa….

Tendremos que ver cómo evoluciona esta tecnología y si finalmente nos convertimos en hombres y mujeres biónicos o directamente en Ciborgs.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s