UN ACENTO DE PLÁSTICO

Pues ayer por fin se estrenó por todo lo alto la nueva serie de ficción de Atresmedia rodada en el campo de Níjar. Llevaban muchos meses anunciando a bombo y platillo esta historia, que por cierto recuerda demasiado a La Isla Mínima, llenando horas de publicidad con trailers muy espectaculares que habían creado una gran expectación.

Aquí, como siempre, catetos a más no poder, ya teníamos preparadas las garras para lanzarnos a la yugular si mostraban una mala imagen de nuestra querida tierra, aunque, no lo olvidemos, se trate de una historia de pura ficción (como indican al principio). Afortunadamente parece que hemos madurado un poco y no han sido muchas las críticas por ese lado, parece que hemos entendido que la serie no es un biopic de nuestra tierra.

La serie no es para tanto, se le puede dar otra oportunidad, pero no muchas más, historia floja a pesar de sernos familiar (como ya he dicho), actores regulares, personajes poco creíble y no puede faltar algún que otro tópico…. Mucho ruido y muy, pero que muy pocas nueces…

Pero lo peor de la serie no es eso, la serie tiene un grandísimo error de producción y dirección imperdonable: los acentos y la forma de hablar. Detalles como el de la escena donde las tres rusas están hablando entre ellas en español con una mala imitación del acento ruso, no es creíble. Lo creíble sería que las tres mujeres hablaran en ruso y la conversación estuviera subtitulada, que es como se hacen las cosas bien o al menos creíbles. Pero la cosa va más allá, os propongo un ejercicio: ved la serie con los ojos cerrados y responded a la siguiente pregunta: ¿Dónde está ambientada la serie? Ya os lo digo yo: en Dos Hermanas o en el barrio de Triana. Pero si vemos las imágenes sin sonido no dan lugar a dudas, la respuesta es El campo de Níjar o de Dalías. ¿De verdad nadie de producción o dirección, ni siquiera cuando grabaron en Níjar se dieron cuenta de que en Almería no hablamos como en Sevilla? Si haces una serie ambientada en un sitio, la ambientación también incluye a la forma de hablar de los lugareños, y en este caso ni de lejos se parece a la realidad. Tal vez el acento también forma parte de la “ficción”…

Al menos nadie dijo ni un “phisa” ni “shosho”… tampoco pedíamos un “¿Qué?… Pos ná”, ni un “sӕcio” o un “¿qué os pongo de tapilla?”, eso sería de nota. Sólo que se imite un poquito el acento y que recuerde al autóctono para que no rechinen los oídos.

Con todo esto tengo la impresión de que nos hemos esforzado tanto en crear un español neutro para el doblaje de las películas americanas que a nuestros actores les cuesta mucho salirse de ese acento. El acento es parte de la actuación y si no son capaces de hablar como debería hablar su personaje, ¿cómo van a crear un personaje creíble? O ¿cómo pretenden hacer una buena actuación?

No quiero despedirme sin felicitar a los amigos de Cerveza El Cabo por su gran posicionamiento en la serie. Lástima que, junto con el acento, el bar es lo menos almeriense de la serie, porque aquí con la cerveza te ponen una tapa, SIEMPRE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s